n°137, 2020

 

 

Andoni Guiresse utiliza, simplificando, un lenguage simbólico, intentando mediante la unión entre lo sagrado, la presencia y el vacío, transportarnos a nuestra dimensión espiritual. ¿Quizás sacaríamos de esta experiencia interior, la inspiración necesaria para un enfoque positivo?